Viernes, Agosto 01, 2014

“ El mochaorejas ”


Este personaje tenía la costumbre de cortar las orejas a sus víctimas para que los familiares se sintieran presionados a pagar grandes cantidades

COATZACOALCOS, VER.
NAHUM DÁVALOS

Corría el año de 1995 cuando en la Ciudad de México los empresarios y miembros de las familias mejor posicionadas en este país se encontraban aterrorizados por un grupo delictivo que se encargaba de secuestrar a estas personas de alto nivel socioeconómico, por quienes pedían fuertes cantidades de dinero utilizando una singular manera de operar.
El grupo de delincuentes era liderado por uno de los personajes más peligrosos de ese entonces, por lo que los secuestros se llevaban a cabo de manera violenta y una de las principales formas de intimidación hacia los familiares de los secuestrados era el hecho de que el líder de este grupo gustaba de mutilar a las secuestrados para que su familia juntara lo más pronto posible el dinero que pedían como rescate.
Daniel Arizmendi López, mejor conocido como “El Mochaorejas”, por la costumbre que tenía de cortarle las orejas a sus víctimas, esto para presionar a los familiares y pagaran grandes cantidades para que no le hicieran daño a los secuestrados, fue por fin aprendido por la Policía Judicial del Estado de México en el año de 1998, el cual después de ser procesado se le dictó una sentencia de 50 años de prisión; éstos son sus orígenes.
Nacido en la ciudad de Nezahualcóyotl, en el Estado de México, bajo el seno de una familia muy humilde y con muchas carencias, empezó a mostrar actitudes delictivas desde que tenía 15 años, cuando fue detenido por la Policía al ser acusado del robo de un vehículo, pero por ser menor de edad logró obtener su libertad, pero a los 17 años, junto con sus amigos y su hermano decidieron iniciar una banda dedicada al robo de vehículos, operando principalmente en Ciudad Nezahualcóyotl, Chalco, Texcoco y posteriormente amplió sus dominios hasta toda la Ciudad de México.
De acuerdo con los datos que se lograron recabar luego de su detención, se pudo saber que ya había estado recluido en el centro penitenciario varias veces por el delito de secuestro y por eso invitó a Daniel Arizmendi, al igual que a su hermano Aurelio a llevar a cabo el secuestro de un empresario mexiquense llamado Leonardo Pineda, siendo este el primer secuestro que se le adjudicara a Daniel Arizmendi, quien mató a su víctima, cuyo cuerpo fue encontrado dos meses después en Chalco, Estado de México.
A Daniel Arizmendi se le atribuyeron por lo menos 21 secuestros, mutilando a 17 de sus víctimas de una oreja o de los dedos de la mano, los cuales cometió entre los años 1995 hasta agosto de 1998, así como también mató a tres de sus víctimas, lo que provocó que ante la manera tan violenta en que operaba esta banda “familiar”, debido a que varios de los integrantes de la familia de Daniel Arizmendi ya se habían unido a la banda, los medios de comunicación empezaron a darle mayor difusión, como una forma de ejercer presión a las autoridades para que lograran la captura de este peligroso secuestrador.
Ante la presión ejercida por los medios de comunicación, en el mes de marzo de 1997 las autoridades formaron un grupo especial interinstitucional, integrado por la Policía Judicial del Estado de México, Policía Judicial Federal, Policía Judicial del Distrito Federal y miembros del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN), para lograr por fin la captura de Daniel Arizmendi López “El Mochaorejas”, que empezó con arduas investigaciones y presiones para forzar su captura, en donde se detuvo a dos de los hijos de Daniel Arizmendi, para después, el día 17 de agosto de 1998, a las 19:00 horas, elementos de la Policía Judicial del Estado de México lograron la captura de Arizmendi López en el municipio de Naucalpan, en el momento en que éste salía de su domicilio; su detención se llevó a cabo sin poner resistencia, al igual que varios miembros de la banda que fueron detenidos con él.
El día de la captura de Arizmendi se aseguraron en su domicilio 30 millones de pesos, 600 centenarios y más de 500 mil dólares, por lo que su detención acaparó la atención de todos los medios de comunicación, siendo trasladado hasta el penal de máxima seguridad del Altiplano, antes Almoloya de Juárez, en donde fue procesado y sentenciado el día 22 de agosto del 2003 a 50 años de prisión, por los delitos de privación ilegal de la libertad en la modalidad de secuestro, delincuencia organizada, posesión de armas de fuego y homicidio calificado, por los cuales la suma de todas sus condenas ascendían a 393 años de prisión, sin embargo, la pena máxima en México es de 50 años, por lo que le fue dictada esa sentencia, terminando así la ola de secuestros violentos y secuestrados mutilados. 

Noticias Generales

  • Le dieron "cran" a un mariachi Tweet Sujetos que viajaban en una camioneta en color negro abrieron fuego desde el vehículo en movimiento, por lo que el músico pereció en el lugar del ataque
  • "Bus" asesino Tweet El conductor de un camión de pasajeros de la línea Transportes Los Tuxtlas, atropelló a un hombre que caminaba sobre la carretera
  • Recuperaron el coche buceador Tweet Elementos de la Armada de México rescataron el vehículo modelo Jetta que cayó al Río Coatzacoalcos cuando el transbordador retiró la rampa de acceso
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8

Edición Impresa Digital